3 de Mayo - Día de la Libertad de Prensa


Escrito por Marian Botsford Fraser, Presidenta, Comité de Escritores en Prisión

#freedomtoconnect

“El Internet es incontrolable. Y si el Internet es incontrolable, la libertad ganará. Es tan simple como eso.” Ai Weiwei, Guardian, abril de 2012.

El 3 de mayo es el día anual designado por la UNESCO como el Día de la Libertad de Prensa y reconocido mundialmente por las organizaciones de profesionales de los medios, ONGs, activistas de los derechos humanos y estados en general.

Este año, PEN International celebra los derechos de todos los ciudadanos el Día de la Libertad de Prensa. Como siempre, abogamos por los derechos de medios y periodistas a informar y publicar, con seguridad y sin censura, y homenajeamos a aquellos que han sido asesinados o han desaparecido. Pero celebramos especialmente los derechos de todos los ciudadanos a un libre acceso a la información y a la verdad, como está establecido en el artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos: “a la libertad de opinión y a buscar, recibir y difundir información e ideas a través de cualquier medio de expresión y sin limitación de fronteras.”

Estos derechos son persistentemente negados por regímenes represivos a menudo en conflicto, de manera implícita o no, con poderosos sujetos no estatales. Durante el año pasado hemos sido testigos de innumerables casos de semejante persecución, y de una manera sobrecogedora, los medios digitales juegan un papel crucial, siendo al mismo tiempo un instrumento para compartir información y conocimiento y un instrumento de persecución y vigilancia. En 2012, dos de los temas de la UNESCO para el Día de la Libertad de Prensa son La libertad de los medios tiene el poder para transformar a la sociedad y La dificultad en el acceso a la información de calidad socava la libertad de los medios. Estos temas tienen su concurrencia en el teatro de los medios digitales. Sujetos no estatales, como compañías de tecnología confiables, asumen un condenable rol de soporte.

La guerra de China con Weibo (el Twitter chino) se suple de palabras como armas, el gobierno articula misiones de búsqueda y destrucción usando un abanico de palabras clave que opacan las refencias a sujetos de los que no quiere que se sepa o escriba. Dos notables ejemplos, el pasado año, del enfrentamiento entre el derecho público a saber y el ansia de control del gobierno son: la colisión de dos trenes de alta velocidad en la provincia de Zheijiang, por la que los ciudadanos chinos publicaron en cinco días 25 millones de mensajes críticos con el gobierno; y la reciente caída del líder del partido comunista Bo Xilai. El gobierno utiliza asimismo medios digitales para la vigilancia de miles de ciudadanos chinos, disidentes y otros; la vigilancia se hace a través del monitoreo de teléfonos móviles, computadoras y cuentas de correo electrónico, y se extiende al uso permanente de cámaras de circuito cerrado en las entradas de casas privadas e incluso en las casillas de seguridad de los guardias apostados a las puertas de otras casas.

En Baréin son utilizadas armas más rudimentarias: el casi idiosincrático bloqueo de sitios web que puedan ser de interés a ciudadanos o activistas y trolls insidiosos que rastrean las cuentas de Twitter de activistas (en Baréin y más allá) para acosarlos y denigrarlos. (Los ejecutivos del gobierno bromean acerca de tener que usar los sitios proxy mismos para rastrear las críticas al gobierno.) A pesar de las medidas gubernamentales, como en muchos otros países del Oriente Medio y el norte de África el pasado año, a través de las redes sociales los activistas bareiníes proveen un servicio informativo permanente las 24 horas 7 días a la semana para ellos mismos y el resto del mundo. Con el afianzamiento de la disidencia, la campaña online se ha vuelto progresivamente más sofisticada y creativa.

En China y Baréin, como en muchos otros países, el uso de medios digitales para transmitir noticias y opiniones o evidenciar la injusticia, puede acarrear terribles consecuencias, inclusive el asesinato extrajudicial, la tortura, la detención y el exilio forzado. En muchos países, los blogueros y los ciudadanos que cumplen una labor periodística son los más vulnerables de todos, trabajan sin la protección de un entrenamiento profesional y de las organizaciones de los medios de comunicación.
De tal manera, el 3 de mayo de este año, PEN aboga por el derecho de todas las personas a la libertad de expresión en los medios digitales. Actualmente trabajamos en la Declaración Internacional de PEN de Medios Digitales, que una vez aprobada por los centros PEN, será la base para una campaña global. Los siguientes son algunos de los principios en los que estamos trabajando:

• Todas las personas tienen el derecho a expresarse libremente a través de medios digitales sin temor a represalias o persecuciones.
• Todas las personas tienen el derecho a buscar y recibir información a través de medios digitales.
• Todas las personas tienen el derecho a estar libres de vigilancia gubernamental de medios digitales.
• El sector privado y las compañías de tecnología en particular están limitados por el derecho a la libertad de expresión y por los derechos humanos.

El mensaje sigue siendo el mismo, es solo el medio el que cambia.

Marian Botsford Fraser,
Presidenta, Comité de Escritores en Prisión
PEN Internacional
Vínculos

En noviembre de 2011, la presidenta del Comité de Escritores en Prisión PEN, Marian Botsford Fraser, estuvo entre otros delegados en una misión conjunta en Baréin. Lea el informe publicado en enero de 2012.

En diciembre, Marian Botsford Fraser testificó en el Congreso de los Estados Unidos acerca de la represión de escritores en China. Detalles y pasajes de su declaración pueden ser leídos aqui.

Véase nuestra página web para mantenerse actualizado sobre la defensa de PEN de escritores y periodistas en Baréin, China y mundialmente. www.pen-international.org

Lea más acerca de los eventos UNESCO del 3 de mayo Día Mundial de la Prensa en Túnez y el ganador del UNESCO/Guillermo Cano Premio a la Libertad de Prensa Mundial, Eynullah Fatullayev.