Carta de John Ralston Saul, Presidente Internacional a la membrecía de PEN


Carta de John Ralston Saul, Presidente Internacional a la membrecía de PEN

28 de Mayo de 2012

Estimados miembros de PEN, queridos amigos:

Mayo y junio son los meses en que los que nuestros Comités permanentes tienden a reunirse. Su importancia radica en que somos un movimiento de base repartido por todo el mundo y tenemos que vernos frecuentemente para establecer y restablecer nuestra dirección.

La nueva Red de los Balcanes celebró su reunión inaugural en Belgrado a principios de mayo. Me pareció una experiencia muy conmovedora. Branko Čegec de Croacia habló de “llenar el agujero negro de los últimos años”. El albanés, Sadik Bejko, se refirió a esta red como una que ayuda a construir puentes a través de fronteras lingüísticas. Durante los próximos tres años, esta Red tendrá su sede en Belgrado y después rotara a un país miembro que no sea de lengua eslava – de nuevo, esta decisión representa una evocación cuidadosa de la complejidad cultural y la riqueza de esta región. Vida Ognjenovic, con sus colegas de PEN Serbia y los Centros PEN en los Balcanes, han iniciado esta Red que demuestra cómo PEN puede celebrar tanto la diferencia como la cooperación.

El enfoque de esta nueva Red es especialmente importante porque el crecimiento del populismo en Europa continúa. Presidentes anteriores, como György Konrad y Jiří Grusa, han advertido que este es un fenómeno peligroso para la libertad de expresión. Y yo me sumo a su preocupación. El populismo nunca ha sido un amigo de la literatura como una fuerza libre de la crítica social, o de la cultura en general.

Después, en Mayo, durante la reunión del Comité por la Paz en Bled, Eslovenia, PEN le pidió a los 26 Centros presentes que hablaran en contra del continuo ataque populista hacia los principales escritores eslovenos por parte de la “prensa amarillista”.

Cada año la reunión del Comité en Bled está vinculada con la Reunión Internacional de Escritores, que este año cumple su 44° aniversario. En un principio, esta era una reunión a que tenia lugar cruzando la pared de la Guerra Fría. Ahora, existen otros muros que cruzar.

A veces no nos damos crédito por cuán amplio y complejo es el movimiento de PEN. Todo el mundo sabe y comprende a nuestro programa de escritores en prisión. Es aún mas complejo crear una estrategia para tratar con la cruda violencia que golpea sin que haya siquiera la formalidad del arresto. También, estamos tratando de lidiar con las nuevas formas de comunicación, que al mismo tiempo, están en constante marcha tanto para abrir como para cerrar la libertad de expresión Además, estamos fortaleciendo nuestra habilidad para defender a las lenguas en peligro, como pueden ver en el Manifiesto de Girona. Nuestros programas educativos, principalmente en África, demuestran que la literatura y la libertad de expresión necesitan avanzar de distintas maneras y en distintos países.

Pero detrás de todo este activismo y programas, se encuentra la verdad fundamental de PEN. Somos un movimiento basado en las ideas. Tenemos que tomarnos el tiempo de hablar a través de nuestra convicción y de la crisis palpable a las que nos enfrentamos diariamente en algunos lugares del mundo.

PEN necesita un lugar para el diálogo, un lugar donde podamos hablar en conjunto. Y de esta manera trabajar paso a paso para detener los atentados en contra de la libertad de expresión El Comité de la Paz se está convirtiendo cada vez más en lugar para el diálogo compartido.

Durante años, los miembros de PEN Internacional han estado deseando encontrar un lugar en el debate sobre el medio ambiente. Pero nosotros no somos una ONG de expertos ambientalistas. No lo debemos ser. Sin embargo, si ese enorme movimiento de las ONG’s es en muchos sentidos bloqueado hoy en día, es en parte por un fracaso del lenguaje, de una ausencia real de la clase de lenguaje que hace posible el cambio. Me llamó mucho la atención en Bled, que hay miembros de PEN como Sylvestre Clancier que están marcando el camino para llegar a establecer este tipo de lenguaje. Y ese es nuestro trabajo: la creación de un lenguaje que funciona.

El Comité también quiere darse una mayor concentración. Durante el próximo año, su presidente Edvard Kovac y su vicepresidenta Teresa Salema (que fue reelegida en Bled), encabezaran a un grupo para desarrollar un manifiesto y aclarar su rol en PEN.

Como muchos de ustedes sabrán, Thomas von Vegesack murió este mes. Al igual que Carlos Fuentes. Yo estaba en Estocolmo para la reunión anual de ICORN justo después de que esto ocurriera y todos en PEN recordamos a Thomas. (Nuestro vinculo con ICORN, con respecto a escritores exiliados, es otro ejemplo de la amplitud de nuestra labor). Thomas, como presidente del Comité de Escritores en Prisión de PEN y a través de su arduo trabajo con PEN, fue una figura ejemplar. Yo lo había visto por última vez hace unos meses en Estocolmo. Estaba como siempre, gracioso, una figura ética que muchos de nosotros recordaremos desde hace ya dos décadas

Carlos Fuentes estaba trabajando hasta el último momento. El año pasado se tomó el tiempo para ayudar a que nuestra misión en México fuera un éxito y así, alinearse claramente con esta causa.

Por último, los Presidentes de la Junta Directiva y los Comités tendrán una sesión de trabajo en Londres del 20 al 22 de junio. Si hay cuestiones que quieran que se planteen, por favor envíelas a cualquiera de nosotros y/o a Laura.

Mis mejores deseos,

John Ralston Saul