Declaración por el PEN Club de Puerto Rico


Comunicado de Prensa

El PEN Club de Puerto Rico Internacional repudia los artículos que censuran la libertad de expresión y el derecho a protestar del P. del S. 2021, mejor conocido como el proyecto de ley para establecer el Nuevo Código Penal.

Entendemos que la libertad de expresión es la base fundamental para que una democracia crezca vigorosa ante los excesos de poder del Estado. Nuestra institución, reafirma los postulados del PEN Internacional al cual estamos adscritos. Tan recientemente como el pasado mes de junio PEN Internacional a través de uno de sus directivos en la sede de Londres, John Ralston Saul, se expresó sobre la necesidad de seguir luchando para mantener el vínculo entre la defensa de la lengua, su cultura y la libertad de expresión.

En Puerto Rico no estamos ajenos a ello por eso PEN Club de Puerto Rico Internacional, solicita al gobernador Luis Fortuño que vete el proyecto aprobado por los cuerpos legislativos, cuya intención lesionaría derechos que son pilares democráticos contenidos en nuestra Constitución en el Artículo II § 4, la cual establece que no se aprobarán leyes que restrinjan la libertad de palabra o prensa y la Primera Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos.

El mandato de una administración electa no puede excederse en sus funciones para implantar su política pública porque puede provocar un derrumbe. “Un pueblo no se hace de pronto; se hace como las catedrales: piedra a piedra: se hace palabra por palabra. Y las palabras, como las piedras, cuando están mal puestas, mal medidas, mal empleadas, pueden provocar un derrumbe”. Salvador Tió. Nuestra Carta Magna emplea las palabras precisas y su propósito de velar por el cumplimiento de la integridad de los procesos democráticos.

La ola de incidencia criminal no pueden ser los parámetros para guiar la política pública y responder con censura, no puede ser pretexto para restar derechos civiles a los ciudadanos ante la imposibilidad del Estado en manejar la situación actual. No podemos utilizar la democracia de escudo para combatir la criminalidad. “La democracia sin libertad es tiranía”, decía Octavio Paz.

La humanidad ha vivido tiempos sombríos y este no es excepción, por lo cual, la turbulencia de los tiempos nunca es justificable para derrumbar de golpe los derechos que hemos alcanzado a costa de largos procesos.

Nuestra Junta repudia la censura y esa innegable libertad de expresión y la tiranía. Condenamos la actitud lenitiva del Código ante funcionarios del orden público que obstruyan la labor de la prensa. Finalizamos citando al escritor Mario Vargas Llosa: “Todas las dictaduras, de derechas y de izquierdas, practican la censura y usan el chantaje, la intimidación o el soborno para controlar el flujo de información. Se puede medir la salud democrática de un país evaluando la diversidad de opiniones, la libertad de expresión y el espíritu crítico de sus diversos medios de comunicación”.

Sí a la libre expresión que no es perturbar, no a la censura.

Para más información póngase en contacto con el centro:

Tel: (787) 421-5080 ; penclubpr@gmail.com