Home Page > Uncategorized > El Flagelo de la Guerra

Eritrea1

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Algo gruñó
Algo ensordeció
Invadiendo la serenidad
Repercutió en la nada.
…Se ahogó.
Allá donde dos hermanos permutan su sentir
Donde dos hermanos se convocan
Ese dónde, dos hermanos se fusionan
La plaza de la vida y de la muerte
El golfo de la calamidad y del cultivo
El valle de la ansiedad y de la paz.
Algo resonó.
Mientras la acacia y el seraw se escupen entre ellos
El sorgo y las gramíneas se matan entre sí
Nadie quiere cosecharlos, pero se comen entre sí,
Luego, entonces, sólo una sola semilla…
Rebasa entre sus lágrimas
Despedazada por partes
Sembrada por ella misma.
… Clavada
Y aún sale a borbotones
En lo imperceptible del qué y del quién,
Arroyo de sangre y de agua.
La semilla…
Catalogada por
El sol que congela
La tempestuosa nube nimbo
El rayo grisáceo
La lluvia escaldada…;
Se desliza a través de baratijas de hierro
Subida en el espíritu de la muerte
Que lleva en hombros una vida estéril
Aquí, la semilla alcanza la primavera.
La semilla…
Tocada por ella misma,
De la sangre y del agua que no ha brotado
No ha determinado ni a quien ni para quien.
Desconocidas ofrendas
Es en esa primavera descuartizada
Es esa primavera…
Cuando aguzaba a la diestra
Era un hombre, era un desafío
Cuando aguzaba a la siniestra
Era la tierra, que era una semilla
Atónica… se alimentó de asombro
Tentada… se rectificó en sí misma.
¿Con quién continuar? ¿Dónde esconderse?
¿Quién era ella para ganar o excluir?
La ferocidad de la primavera es su fealdad
Aró con el vértice de una bala
Derramando vidas infinitas
Alientos que pasan acrisolados
Muerte cosechada con la muerte
Trillada en hombros de la progenie
Finalmente mellada por la duda.
Por el fruto…
Cuando el día y la noche se transmutaron
La ansiedad y la serenidad se mezclaron
Un mundo dentro de otro mundo
La guerra en la paz
La confianza en la puerta trasera de la traición
Se hundió en el desconcierto.
¿No es desconcertante?
El flagelo de la primavera es la guerra
Después del llanto de una madre por sus hijos
Del desgarre de un clan por su tenencia.
Las lágrimas de la tierra por la tierra
Que fluyen y corren como un torrente
Apenas la tierra se mojó, se convirtió en fango
Feudo cenagoso
Atrapándolo todo… robándoselo todo.
Lo que la pala y el pico habían engendrado.
Se convirtió en ataúd y en mortaja.
Pero…
¿Cuán rápido se consume por lo que todos luchan?
Todos lo anhelamos y también lo poseemos.
La monstruosidad de la guerra
Cuando sus dardos indeseados tocan
Cuando los ecos devastadores llaman a tu puerta
Es entonces que el látigo de la guerra destila tu destino
Pero…
Tú sirves quieras o no
Displicente mantienes su compañía
Aún así, para silenciarla, ¡rezas tanto!

Amanuel Asrat (1999)
(Translated from Tigrinya by Tedros Abraham)
(Translated from English by Biyú Suárez Céspedes)

pen bolivia

image_print