Carta de John Ralston Saul, Presidente Internacional a la membrecía de PEN.


Estimados miembros de PEN, queridos amigos,

20 de nosotros acabamos de regresar de Turquía. Fue una misión larga y compleja en circunstancias complicadas – difícil porque la libertad de expresión en Turquía ha estado en declive por casi dos años. Sin embargo, pienso que hemos ayudado a crear una atmosfera en el debate público alrededor de la libertad de expresión.

Una docena de nosotros fuimos a Ankara para tener reuniones gubernamentales y diplomáticas. Después nos reunimos con otros en Estambul.

Nuestra posición en ambas ciudades fue cuidadosamente presentada en una declaración formal. El aspecto central de nuestro argumento es que aproximadamente 70 escritores, editores y periodistas están encarcelados y aproximadamente 70 más se encuentran en complicaciones legales. De estos, alrededor 70% son Kurdos o han escrito acerca de la situación Kurda. El declive en la libertad de expresión ha sido posible por varias cuestiones. Primero, una ley Anti-Terror mal escrita, muy blanda y que puede ser utilizada por cualquiera y dondequiera de manera legal y sin ninguna razón en particular. Más allá de esta ley, también vemos detenciones inconsolables; juicios largos; retrasos irresponsables en los juicios, entre otros. A través de leyes bien escritas y justas, muchas de estas detenciones dejarían de existir y muchos de estos individuos serían liberados.

Repetimos este mensaje en cada ocasión.

Al principio del viaje fuimos recibidos por el Presidente de la Republica, Abdullah Gül. Fue una reunión formal y larga en la cual pudimos presentar nuestras preocupaciones. Sus comentarios crearon una dimensión pública interesante al concordar con la situación y expresar que es correcto que esta situación está dañando la reputación de Turquía. También, expreso que los casos presentados por la Delegación serán resueltos pronto.

El mensaje del jefe de estado puede y debe ser visto como una señal de que esta situación necesita cambiar. Este contexto significa que pudimos traer los argumentos de PEN a una audiencia grande en este país. De entrada, nuestra fue intencionada como un gesto de solidaridad con escritores y editores en Turquía. Pero nuestras recomendaciones también fueron claras y realistas. Necesitamos insistir que estas sean adoptadas.

Otro detalle importante es que los oficiales públicos repitieron más de una ocasión que la razón por la cual existe una ley Anti-Terror está en una situación de guerra. Nosotros repetimos lo obvio. Pueden o no pueden necesitar una ley Anti-Terror pero definitivamente no necesitan una ley mal concebida, amplia y descuidada. Sugerimos que esta ley debe de ser estrecha, exacta y con una aplicación justa. Con una ley con estas características, más escritores, editores y periodistas serían liberados.

Además, la libertad de expresión es la mejor arma en contra del terrorismo. La libertad de expresión no es una recompensa por defender al terrorismo. La libertad de expresión crea la confianza pública que margina a la violencia.

– – –

En Ankara, las Embajadas del Reino Unido, Canadá y Noruega, de manera separada organizaron reuniones importantes con la Delegación. También nos reunimos con el Ministro de la Union Europea, Egemen Bağış; con otras ONG’s; y con miembros del Parlamento. Nuestra conferencia de prensa en Estambul estuvo muy asistida. De hecho, el gran nivel de reportajes del trabajo de la Delegación es una de las señales que pudimos difundir nuestro mensaje con éxito.

Uno de los momentos clave durante esta semana fue el evento público de la Delegación en Estambul. La Delegación y un número grande de escritores hablaron brevemente. Como en el evento de PEN Protesta en México, cada uno de nosotros, alrededor de 50, dirigimos un discurso de 200 palabras. Muchos de estos escritores han sido recientemente liberados de prisión o presentan un juicio legal. Este evento fue justo después de la conferencia de prensa la cual tomo toda la tarde – un gran gesto de solidaridad que fue muy conmovedor.

Creo conveniente informarles que el otro tema que discutimos continuamente es el de la batalla lingüística. Utilizamos como herramienta de debate al Manifiesto de Girona, el cual se encuentra en Turco. En ese entonces no había sido traducido al Kurdo pero recientemente fue finalizado. Estoy seguro que esta traducción será una herramienta importante dentro de los debates del futuro de Turquía.

Algunos de nosotros asistimos al juicio de Oda TV en el Palacio de Justicia. Hay algo tremendamente inquietante acerca de este edificio comercial, anónimo y con gran parecido a un centro comercial y en donde la ley en muchas ocasiones no es puesta en marcha. Dada nuestra reciente Declaración Digital, me fue inquietante ver un día de testimonios enteramente basados en lo que fue y no fue hecho en cierto material virtual; la discusión fue entorno a la posible manipulación de correos electrónicos por parte de las autoridades. En un ejemplo de la ineficiencia y la naturaleza problemática de la justicia Turca, dos escritores, Ahmet Şık y Nedim Şener, fueron arrastrados en un caso de este tipo.

La Delegación termino su trabajo en la Feria del Libro de Estambul. Tuvimos dos discusiones y durante la ceremonia de apertura, el Presidente de la Feria, el Presidente de la Asociación de Editores y un servidor, reiteramos la necesidad de apoyar a la libertad de expresión y convencer a las autoridades Turcas que modifiquen su sistema legal y lo hagan más justo. Fue un momento dramático, particularmente porque un ministro del gobierno también dirigió un discurso.

Casi todos los comentadores y periodistas se percataron del tamaño de la Delegación y dijeron que es el tamaño de nuestro grupo la razón por la cual nuestra visita fue tomada seriamente. Les adjunto una lista de la Delegación, nuestra Declaración, y mi propia Declaración de la visita.

Muchas gracias a Tarik Günersel, Presidente de PEN Turquía y sus colegas por la invitación y por la calidad de su bienvenida; a Eugene Schoulgin, nuestro Vice-Presidente y residente de Estambul; a Sara Whyatt, nuestra Sub-Directora que ha dedicado muchos años a la situación en Turquía; y a toda la Delegación y al grupo de apoyo, que trabajaron arduamente durante nuestra visita.

Mis mejores deseos a todos ustedes,

John Ralston Saul