Carta de John Ralston Saul, a la membrecía de PEN


20 de Noviembre de 2014

Estimados miembros de PEN, estimadas amigas y amigos,

Hace unas cuantas semanas, doscientos cincuenta escritores de casi 80 centros se encontraron en Biskek. Algo así no se ha intentado en el pasado. Y probablemente no sería posible realizarlo en otros países de la región.

Este 80º congreso fue una ilustración del porque existe PEN. Nos reunimos en una parte del mundo donde nuestra presencia tendrá un posible efecto en la situación local. Permítanme expresarlo de otra manera: nuestra presencia por si sola fue un acto importante.

Fue difícil el organizarlo, difícil financiarlo y complicado en general. Sin embargo, Dalmira Tilepergenova y si su Centro PEN de Asia Central realizaron un trabajo fantástico, junto con Jena Patel y muchos otros de PEN Internacional, así como Markéta Hejkalová, quien preside el Comité de Congresos y Hori Takeaki quien promovió la idea del congreso en Kirguistán.

*     *     *

Regresaré en un momento a lo que sucedió en Biskek, pero primero quisiera expresar unas palabras acerca de Kazakstán. Hori Takeaki, Carles Torner  y yo fuimos ahí justo antes del congreso.  A la invitación de PEN Kazakstán y su presidente, Bigeldy Gabdullin, fuimos a Astana, la nueva capital. Una impresionante creación derivada de una riqueza de materias primas, construida en una década bajo el viejo modelo de la ciudad planeada con una variedad de estilos modernos.

Kazakstán no pretende ser una democracia. Tiene un gran liderazgo y riqueza.

Nuestra meta primordial en visitar tal país fue el de visitar a sus escritores, algunos los cuales vendrían al congreso. Nos encontramos con muchos de ellos, así como con partidarios de PEN como Islambek Salzhanov. Nadie puede dudar de la vitalidad y relevancia de la literatura de Kazakstán.

También decidimos ir por la situación de libertad de expresión en el país. Tenemos ahí dos casos importantes de escritores en prisión – Vladimir Kozlov y Aron Atabek. Bigeldy organizó una reunión con Nurlan Nigmatulin, quien encabeza la Oficina Ejecutiva del Presidente de la Republica de Kazakstán. Fue una larga y compleja discusión. Después nos reunimos con el Coronel Baurzhan Maratovich Berdalin, Director de Prisiones y con tres de sus altos funcionarios. Un resultado positivo de ésta reunión fue una oferta para visitar a Vladimir Kozlov en prisión.  Al siguiente día, Vladimir Karcev de PEN Kazakstán y Carles fueron a verlo. Durante la visita, el Sr. Kozlov escribió un breve mensaje para todos los escritores presentes en el congreso. Días después, el mensaje fue leído en la asamblea por Bigeldy.

Takeaki y yo también nos reunimos con la esposa del Sr. Kozlov y con activistas de derechos humanos en la antigua capital, Almaty. Finalmente, con PEN Kazakstán, auspiciamos una conferencia de prensa. Creo que puedo describir la conferencia como un evento inusual, ya que se trataron temas de libertad de expresión principalmente y era claro que existía una incomodidad en el aire, particularmente alrededor del caso de Atabek. Y el techo no se cayó. Como lo dije anteriormente, gran parte de este viaje fue sencillamente una demostración en como nosotros en PEN hablamos y actuamos en todos los rincones del mundo. La libertad de expresión casi siempre requiere que aquellos en el poder desarrollen pieles más gruesas. Aquí no se pide un gran requisito. Ultimadamente, nosotros escritores tenemos que hacerlo para sobrevivir a nuestras críticas.  Todo lo que se requiere es una piel más gruesa y una aceptación que el desacuerdo proveniente de grupos minoritarios culturales o de opinión no es una traición. Es meramente un desacuerdo, lo cual es parte de la vida diaria. La policía en todo el mundo tiene dificultad con esta sencilla verdad, pero los políticos en todas partes tienen una obligación en aceptar que el desacuerdo es saludable.

Continuaremos trabajando con PEN Kazakstán para demonstrar que tan cierto es esto.

*     *     *

Ahora de regreso al congreso y a Biskek. Permítanme mencionar solo un número de cuestiones.

Todos nosotros nos encontramos preocupados por el alza de leyes anti-LGBTQI (por sus siglas en inglés: Lesbianas-Gays-Transexuales-Queer-Intersexuales) alrededor del mundo. Estas leyes son un ataque directo a la libertad de expresión  y a la literatura porque intentan limitar la expresión de una parte de la sociedad.

Masha Gessen fue una de nuestras invitadas de honor y fue de gran ayuda en el desarrollo de nuestra estrategia en esta área. Tuvimos una discusión completa en la asamblea, junto con la participación de líderes locales de la comunidad LGBTQI de Kirguistán. También hubo reuniones privadas de gran tamaño. Una sólida resolución fue aprobada la cuales lidia con los estados más problemáticos y provee a PEN internacional con la autorización de la asamblea para completamente abordar con este tema.

*     *     *

El congreso también fue una celebración de la literatura de Asia Central y de su cultura. Escritores y cineastas arribaron de todas las cinco repúblicas de la región, incluyendo a Olzhas Suleimenov como invitado especial de Kazakstán. Contamos con la proyección de la extraordinaria película de Sadyk Sher-Niyaz, Kurtmajan Datka: Reina de las Montañas.

En la ceremonia de apertura, Anna-Lena Laurén de Finlandia, moderó la conversación de  la situación de Rusia y Ucrania entre Adrey Kurkov, el escritor ucraniano y Masha Gessen.

En la velada cultural, habló el canadiense Yann Martel y el Kirguiso Talip Ibraimov. La gente fue conmovida por un grupo experimental de músicos jóvenes patrocinados por la Incitativa Musical de la Red de Desarrollo del Aga Khan. La música fue acompañada por poesía de algunos de los delegadas, Dalmira y demás escritores.

*     *     *

El tamaño del congreso significó que tuvimos que hospedarnos en dos hoteles y auspiciar los eventos por toda la ciudad, en universidades y museos. Fue realmente un desafío de logística, pero significó que nuestra presencia se sintiera en todos lados.  Un número de nuestros delegados realizaron visitas a las escuelas para hablar con los estudiantes. Después del congreso, la red Ural Altay y su Presidente Kaiser OzHun auspiciaron un encuentro en el lago Issyk Kul.

*     *     *

A la mitad del congreso, Almazbek Atambayev, el Presidente de la Republica de Kirguistán pidió verme. Esto fue un importante gesto. Dalmira, Takeaki, Carles y Yann Martell me acompañaron.

Fue una larga y desafiante reunión. Explicamos lo que pensábamos del caso de Askarov y porque demandábamos su liberación. Uno de los resultados fue una segunda larga reunión con Aida Salyaniva, la Procuradora General, involucrando a Carles, Marian Botsford Fraiser, Presidenta del Comité de Escritores en Prisión, Ann Harrison, nuestra Coordinadora de Programas y Cathal Sheerin, nuestro experto en la región.  Se llegó a un acuerdo el cual nos autorizaba visitar al Sr. Askarov, pero esto todavía no ha sucedido.

También hablamos extensivamente con el Presidente acerca del proyecto de ley anti-LGBTQI el cual está tomando campo en el parlamento Kirguiso.

Mis sentidos me dicen, después de todas nuestras reuniones e investigaciones, que ésta propuesta de ley es una herramienta política utilizada por un pequeño grupo de miembros del parlamento para promover sus carreras políticas. Ellos creen que existe una porción de la población a la cual la pueden interesar con esta cuestión y los demás no se atreven a desafiarlos. Le pregunta es si alguien tendrá la fortaleza ética para oponerse.

Regresando a la reunión con el Presidente, y a un acontecimiento positivo, propusimos la creación de un programa de apoyo para traducciones literarias, lo cual el asumió con entusiasmo. Daremos seguimiento al desarrollo de este programa y proveeremos de ayuda sí de ser necesario.

*     *     *

Mucho más sucedió durante el 80º Congreso Internacional en Biskek y ustedes escucharán mucho más acerca de las otras decisiones que fueron tomadas.

La reunión post-congreso fue realizada en un pequeño pueblo agrícola al norte de Biskek. Por dos días trabajamos duro desarrollando estrategias para el futuro de PEN. Les reportaremos de esta reunión en una carta por separado.

Una decisión que tomamos fue la de auspiciar un congreso cada tres años en lugares como Biskek, donde nuestra presencia puede tener una contribución positiva en la situación local.

El próximo año, del 12 al 17 de octubre, tendremos nuestro 81º congreso en la ciudad de Quebec, un lugar el cual es históricamente importante, bello y culturalmente vanguardista. Estaremos ahí a la invitación del Centre québécois du P.E.N. International y su Presidente, Émile Martel. Será un encuentro extraordinario en el corazón de la cultura francófona de las Américas. Y sé que el congreso se enfocará  en la importancia de la traducción y la protección de las lenguas.

*     *     *

Finalmente, Yang Lian terminó su segundo mandato como miembro del consejo y Sylverstre Clancier a decidido no solicitar un segundo mandato. Siempre se podía contar con ellos para traer nuevas ideas a la mesa. Les agradecemos y los extrañaremos.

Josep-Maria Terricabras terminó su segundo mandato como Presidente del Comité de Traducción  y Derechos Lingüísticos. Fue gracias a Terri que tenemos el Manifiesto de Girona, una importante contribución. Él es ahora el vice-Presidente del Partido Verde en el Parlamento Europeo.

Dos nuevos miembros fueron elegidos. Teresa Cadete, Presidenta de PEN Portugal y Margie Orford, Presidenta de PEN Sudáfrica. Simona Škrabec fue elegida por el Comité de Traducción y Derechos Lingüísticos como su nueva Presidenta y su elección fue confirmada por la asamblea. Les damos la más grande bienvenida. Será un placer trabajar con ustedes.

Una vez más, gracias a Dalmira y a Jena por todo el trabajo que realizaron para hacer este congreso posible.

Mis mejores deseos,

John Ralston Saul
Presidente Internacional