Carta de Enoh Meyomesse expresando su agradecimiento a la Asamblea de Delegados


Enoh Meyomesse, right, after his release from Kondengui Central Prison in Yaoundé, Cameroon.Estimados delegados,

Estimados colegas,

No voy quitarles mucho tiempo, porque lo que tengo que decirles es corto.

Simplemente me gustaría ofrecerles mi infinita gratitud por lo que hicieron por mí cuando me encontraba en la cárcel en Yaoundé, Camerún.

He recibido cientos de cartas y postales de ustedes, que siguieron llegándome profusamente a la cárcel, y más ahora que ya no estoy allí.

Al director de la cárcel le parecía una gran ofensa, pero, al mismo tiempo, su opinión de mí cambió de inmediato, así como la de todos los guardias y el resto de los presos. De repente, dejé de ser un recluso criminal que merecía su castigo, y en su lugar me convertí en un VIP, no una “persona muy importante”, sino en realidad un “Prisionero Muy Importante”, cuya liberación fue exigida por todo el mundo.

¿Qué decir de las cartas dirigidas al Primer Ministro de Camerún y al Ministro de Justicia, de las que mi abogado me trajo copias?

Probablemente ustedes no son conscientes, pero, déjenme decirle que, gracias a ellas, el Gobierno camerunés organizó mi liberación para evitar ser impopular a nivel internacional, porque no se preocupan de la opinión nacional, pero la internacional, sin embargo, les asusta mucho.

Estimados delegados,

Estimados colegas,

Al asegurar mi liberación, han demostrado ustedes a la vez a los cameruneses que un escritor no era el ser inútil que ellos pensaban, sino, de hecho, más bien una personalidad cuya existencia y, sobre todo, cuyo bienestar, es de importancia alrededor el mundo.

Gracias de nuevo, reciban mis mejores deseos.
Enoh Meyomesse.

Traducción de Jesús Bolaño Quintero