Home Page > Centres News Item > PEN HONDURAS: Las balas callaron la voz de Bertha Cáceres por la defensa de los derechos indígenas

BerteTegucigalpa, 7 de marzo de 2016

La madrugada del jueves 3 de marzo de 2016, la sociedad hondureña se vio sorprendida ante la noticia del asesinato de la coordinadora del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH), Bertha Cáceres.

¿De dónde vino el alevoso ataque? ¿Qué sangrienta garra asesina muestra ahora su satisfacción dentro de la oscuridad y la impunidad que le proporcionan quienes dieron la orden? Como los asesinatos de otros ambientalistas, defensores de la tierra y los derechos humanos, como Jeanette Kawas, éste también amenaza con quedar impune.

Definitivamente hay en  este asqueroso hecho un mensaje para  las disidencias, en contra del humanismo, en contra de todo lo que no sea del agrado del gran capital y sus sirvientes criollos: ellos dicen: ¡Podemos asesinar con impunidad! Nadie sabrá nunca quiénes somos los asesinos intelectuales y directos…   ¡Aunque todos sepan quiénes somos!

Pero no solo mataron a la ambientalista, acabaron con la vida de la defensora del territorio, del Río Gualcarque, así como de la comunicadora que hizo una extensión de la lucha a través de las radios comunitarias del COPINH (La voz Lenca y Guarajambala), allí levantó su voz con el programa “Ecos de Opalaca”, en donde denunciaba el  clima hostil y todas las formas de violencia  hacia su pueblo lenca, su tierra, su río, su patrimonio.

En todo el mundo fue expresado el pesar, la rabia y la impotencia por el deleznable crimen,  en contra de una valiente pero totalmente  indefensa mujer, reconocida con el Premio Goldman 2015 por su resistencia contra el proyecto hidroeléctrico “Agua Zarca”, iniciado desde 2006 en la comunidad de Río Blanco, Intibucá.

PEN Honduras también está apesarado y triste. Nos solidarizamos con la familia de Berta, con sus cercanos colaboradores y sus valientes compañeros en la lucha, pero también estamos prestos a no dejar morir su legado.

Demandamos una investigación independiente, imparcial y pronta que castigue a los culpables. Apoyamos a la familia en su exigencia de que sea liderada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH, de organizaciones internacionales de derechos humanos e instituciones nacionales nacidas de la lucha popular, tal como lo sostuvieron sus hijas Olivia, Laura, Bertha y su hijo Salvador.

Exigimos el respeto a los compromisos internacionales sobre la libertad de expresión y los asumidos el año recién pasado en el Examen Periódico Universal, EPU, referentes a que el Estado de Honduras debe garantizar la pluralidad de pensamiento en respeto a las voces disidentes.

A la comunidad internacional le solicitamos que utilice todos los medios a su alcance para exigir justicia pronta y que este crimen no se sume a la larga lista de la impunidad en Honduras.

Apoyando la libertad de expresión, luchando contra la impunidad, celebrando la literatura

Junta Directiva
PEN-Honduras

Tambíen disponsible en: http://www.pasosdeanimalgrande.com/index.php/en/component/k2/item/1261-las-balas-callaron-la-voz-de-bertha-caceres-por-la-defensa-de-los-derechos-indigenas

 

image_print