Home Page > Derechos Lingüísticos

PEN ha asumido el compromiso de fomentar el respeto de todos los idiomas, y la protección y promoción de idiomas minoritarios. Los principios rectores centrales de PEN sobre derechos lingüísticos se exponen en el Manifiesto de Girona.

La Declaración Universal de Derechos Lingüísticos y el Manifiesto de Girona

Antecedentes

El Comité de Traducción y Derechos Lingüísticos de PEN ha impulsado los derechos lingüísticos desde su fundación en 1978 en Estocolmo. Este Comité desempeñó un rol de liderazgo en la redacción de la Declaración Universal de Derechos Lingüísticos (DUDL) en 1996, y continúa trabajando en representación de lenguas minoritarias y que podrían desaparecer.

La DUDL está disponible en otros 10 idiomas aquí. La DUDL ha recibido el aval de algunos de los pensadores más destacados a nivel mundial. Ver estas declaraciones de apoyo aquí.

La DUDL ha sido el resultado de un extenso proceso que comenzó en septiembre de 1994, cuando los organismos de promoción (el Comité de Traducción y Derechos Lingüísticos y el Centro Internacional Escarré por las Minorías Étnicas y las Naciones) encargaron su redacción a un comité de especialistas con distintos antecedentes y de diferentes sectores. Aproximadamente 50 expertos de numerosos países participaron en la preparación de las 12 versiones sucesivas de este documento.

En atención al objetivo de que la Declaración fuera lo más representativa posible, asistieron a la Conferencia durante la cual se aprobó la Declaración 220 personas de casi 90 estados distintos, de los cinco continentes. Entre los delegados se incluyeron representantes de cerca de 100 ONG y Centros PEN.

Gracias al amplio espectro de contribuciones, la multiplicidad de contextos sociolingüísticos que reflejan y los esfuerzos realizados para encontrar un equilibrio entre distintos puntos de vista, la Declaración no se identifica con ninguna escuela de pensamiento en particular, pero sí aspira a estar abierta a todas las corrientes y poder aplicarse en cualquier situación.

El objetivo de la Declaración fue impulsar la adopción de una Convención Internacional en el ámbito de las Naciones Unidas que reconozca los derechos lingüísticos como un derecho universal. PEN International continúa impulsando este objetivo y trabajando para ello.

La Declaración

La Declaración proclama la igualdad de los derechos lingüísticos, con independencia del estatus político o administrativo de los idiomas y de criterios como la cantidad de hablantes. Considera a las dimensiones colectiva e individual de los derechos como inescindibles e interdependientes. Por ende, el ejercicio de los derechos lingüísticos individuales solamente podrá hacerse efectivo si se garantiza el respeto igualitario de los derechos colectivos de todas las comunidades y grupos lingüísticos.

Alcanzar un adecuado equilibrio entre los derechos lingüísticos de comunidades, grupos y personas que comparten un mismo espacio resulta vital para un desarrollo armonioso de las relaciones sociales, pero también plantea una complejidad extraordinaria. Por consiguiente, la Declaración se centra en los derechos de comunidades lingüísticas que históricamente se han establecido en su propio territorio, con el propósito de definir una graduación, aplicable a cada caso, de los derechos de los grupos lingüísticos con distintos grados de historicidad y autoidentificación, y de las personas que viven fuera de su comunidad de origen.

Si bien la disponibilidad de recursos puede condicionar el ejercicio de los derechos lingüísticos, sería injusto negar validez a tales derechos en razón de que no existen medios suficientes. Cabe recordar que la implementación de derechos reconocidos universalmente, como el derecho a la vida, la salud, el trabajo o la educación, también requiere un importante volumen de financiamiento. La Declaración procura impulsar un compromiso mundial de solidaridad en materia de derechos lingüísticos, corregir falencias y lograr que estos derechos sean viables para los sectores con menores recursos. Por lo tanto, a la vez que hace hincapié en la responsabilidad de las autoridades públicas, la Declaración se centra en derechos en vez de obligaciones o prohibiciones y exige buscar soluciones adecuadas para cada caso, sobre la base del consenso democrático.

El Manifiesto de Girona sobre Derechos Lingüísticos

El Comité de Traducción y Derechos Lingüísticos formuló el Manifiesto de Girona sobre Derechos Lingüísticos en 2011, como una herramienta que contribuiría a la difusión e implementación de la DUDL. Los Centros PEN en todo el mundo han colaborado en su traducción a casi 50 idiomas, que pueden consultarse aquí.

El Comité de Traducción y Derechos Lingüísticos considera que la traducción es inescindible de los derechos lingüísticos y que el trabajo de los traductores es fundamental para la promoción del derecho de todas las comunidades lingüísticas a recibir un trato igualitario. PEN adhiere a una concepción de la traducción que considera que todas las variantes literarias, con independencia de cuál sea su definición, se enriquecen unas a otras.

Otras publicaciones

“Traducir o no traducir” (To Be Translated Or Not To Be) (2007), editado por Esther Allen, es un informe elaborado por PEN International y el Insitut Ramon Llull que analiza la situación internacional de la traducción literaria.

26 Intercambios: Viajes en torno al lenguaje (26 Exchanges: Journeys between and behind the lines of language) (2009) es una publicación producto de la exhibición organizada en 2009 por PEN International y UNESCO, en la cual se abordan temas vinculados con la traducción. Las historias juntaron a 11 escritores de PEN de todo el mundo con 11 escritores de 26, una asociación y grupo de escritores, editores y consultores en idiomas.

 

Relatora Especial de la ONU sobre los derechos culturales

Información general

Los relatores especiales son expertos independientes designados por el Consejo de Derechos Humanos para examinar una situación concreta e informar al respecto. Se trata de un cargo honorario, y el experto en cuestión no integra el personal de Naciones Unidas ni recibe remuneración por su labor. La actual Relatora Especial sobre los derechos culturales es Farida Shaheed, de Pakistán.

El cargo se creó en 2012, y el mandato de la Relatora incluye:

• Identificar mejores prácticas en la promoción y protección de los derechos culturales en el ámbito local, nacional, regional e internacional, así como posibles obstáculos para la defensa de tales derechos;

• Trabajar en colaboración con los estados para fomentar la adopción de medidas destinadas a promover y proteger derechos culturales a través de propuestas concretas que refuercen la cooperación en este sentido; y

• Estudiar la relación entre derechos culturales y diversidad cultural, en estrecha colaboración con los estados, la UNESCO y otros actores relevantes.

Se pueden consultar aquí informes anuales de la Relatora Especial.

De qué modo los Centros PEN pueden interactuar con la Relatora Especial

El mandato de la Relatora Especial sobre los derechos culturales contempla el trabajo con ONG y otros actores de la sociedad civil, que a su vez aportan información a la relatoría. Los Centros PEN pueden interactuar con la Relatora Especial proporcionando información sobre cuestiones relevantes.

Se pueden consultar aquí datos de contacto para la Relatoría Especial.

Relatora Especial de la ONU sobre los derechos culturales

Información

Como parte de su mandato, la Relatora Especial sobre los derechos culturales trabaja en colaboración con ONG y otros actores de la sociedad civil, y recibe asimismo información de estos. Los Centros PEN pueden colaborar con la Relatora Especial aportando información sobre temas relevantes.

Se puede consultar aquí información de contacto de la Relatoría Especial.

El trabajo de la UNESCO sobre derechos lingüísticos

PEN y la UNESCO

La UNESCO fue fundada a fines de 1945, con el propósito de formar una organización que aspiraba a impedir que se desencadenara una nueva guerra mundial por medio de la “solidaridad intelectual y moral de la humanidad”. Desde entonces, la UNESCO ha expandido su trabajo a más de 200 países y procura generar las condiciones para el diálogo entre civilizaciones, culturas y pueblos, sobre la base del respeto de los valores comunes.

La misión de la UNESCO consiste en contribuir a la consolidación de la “paz, la erradicación de la pobreza, el desarrollo sostenible y el diálogo intercultural mediante la educación, las ciencias, la cultura, la comunicación y la información”.

PEN mantiene estatus consultivo ante la UNESCO desde 1949, en carácter de “representante de los escritores del mundo”. En 1996, PEN fue reclasificada como organización asociada, una categoría en la que se incluyen organizaciones que hayan “mantenido lazos de asociación continuos y efectivos” con la UNESCO a través de su estatus consultivo. La condición de asociado implica una cooperación más estrecha y sostenida con la UNESCO en la consecución de sus objetivos.

Declaración Universal de Derechos Lingüísticos

PEN desempeñó un rol clave en la formulación de la Declaración Universal de Derechos Lingüísticos de la UNESCO.

Volver al inicio y hacer clic en la sección correspondiente a la Declaración Universal de Derechos Lingüísticos para obtener más información.

Día Internacional de la Lengua Materna

El 21 de febrero es el Día Internacional de la Lengua Materna, una fecha proclamada por la ONU para promover la preservación y protección de todos los idiomas que hablan los distintos pueblos del mundo.

El Día Internacional de la Lengua Materna se celebra cada año desde 2000, con el propósito de promover la diversidad lingüística y cultural y el multilingüismo. Se conmemora la fecha, en el año 1952, en que estudiantes que se manifestaban en defensa del reconocimiento de su idioma, el bengalí, como uno de los dos idiomas oficiales Pakistán, fueron asesinados por disparos policiales en Dacca, la capital del territorio que ahora es Bangladés.

La UNESCO estima que, de los más de 6.000 idiomas que se hablan actualmente, la mitad habrá desaparecido para fines de siglo. El 29% de los idiomas del mundo están en peligro, y otro 10% se encuentra en situación vulnerable. El 96% de los idiomas en el mundo son hablados por tan solo el 4% de la población mundial; sin embargo, este 4% representa a decenas de millones de personas cuyo idioma forma parte integral de la historia de su comunidad y su herencia cultural.

Se puede consultar un mapa interactivo que muestra la distribución y el estado de los idiomas del mundo aquí.

PEN ha asumido el compromiso de fomentar el respeto de todos los idiomas, y la protección y promoción de idiomas minoritarios. Los principios rectores centrales de PEN sobre derechos lingüísticos se exponen en el Manifiesto de Girona; entre otras cosas, creemos que todas las comunidades lingüísticas deberían tener derecho a que su idioma sea reconocido como el idioma oficial de su territorio, y que el derecho a usar y proteger el idioma propio sea reconocido por la ONU como un derecho humano fundamental.

Convención sobre Diversidad Cultural de 2005

La Convención sobre la Protección y Promoción de la Diversidad de las Expresiones Culturales, disponible aquí, es un acuerdo internacional jurídicamente vinculante que asegura que artistas, profesionales de la cultura y ciudadanos de todo el mundo puedan crear, producir, difundir y disfrutar de una amplia variedad de bienes, servicios y actividades culturales.

La Convención pretende reconocer el potencial de la diversidad cultural como fuerza impulsora —y no meramente un subproducto— del desarrollo sostenible, al fomentar las capacidades y valores humanos. También destaca la importancia de la tolerancia y el respeto mutuo entre pueblos y culturas, que resultan indispensables para la paz y la seguridad.

El artículo 2 de la Convención destaca el nexo intrínseco entre la libertad de expresión y la libertad cultural y artística.

ARTÍCULO 2 – Principios rectores

1. Principio de respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales

Solo se podrá proteger y promover la diversidad cultural si se garantizan los derechos humanos y las libertades fundamentales como la libertad de expresión, información y comunicación, así como la posibilidad de que las personas escojan sus expresiones culturales. Nadie podrá invocar las disposiciones de la presente Convención para atentar contra los derechos humanos y las libertades fundamentales proclamados en la Declaración Universal de Derechos Humanos y garantizados por el derecho internacional, o para limitar su ámbito de aplicación.

El preámbulo de la Convención destaca la importancia de la diversidad lingüística:

La diversidad lingüística es un elemento fundamental de la diversidad cultural, y reafirm[a] el papel fundamental que desempeña la educación en la protección y promoción de las expresiones culturales.

Derechos lingüísticos y derecho internacional

Información

La Carta Africana sobre los Derechos Humanos y de los Pueblos

ARTÍCULO 2

Todo individuo tendrá derecho al disfrute de los derechos y libertades reconocidos y garantizados en la presente Carta sin distinción de ningún tipo como raza, grupo étnico, color, sexo, lengua, religión, opinión política o de otra índole, origen social y nacional, fortuna, nacimiento u otro status.

La Convención Americana sobre Derechos Humanos

ARTÍCULO 1: Obligación de Respetar los Derechos

1. Los Estados Partes en esta Convención se comprometen a respetar los derechos y libertades reconocidos en ella y a garantizar su libre y pleno ejercicio a toda persona que esté sujeta a su jurisdicción, sin discriminación alguna por motivos de raza, color, sexo, idioma, religión, opiniones políticas o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición social.

La Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea

ARTÍCULO 21

1. Se prohíbe toda discriminación, y en particular la ejercida por razón de sexo, raza, color, orígenes étnicos o sociales, características genéticas, lengua, religión o convicciones, opiniones políticas o de cualquier otro tipo, pertenencia a una minoría nacional, patrimonio, nacimiento, discapacidad, edad u orientación sexual.

La Carta Europea de las Lenguas Regionales o Minoritarias

ARTÍCULO 7: Objetivos y principios

1. En materia de lenguas regionales o minoritarias, dentro de los territorios en los cuales tales lenguas son usadas y de acuerdo con la situación de cada lengua, las partes basarán sus políticas, legislación y práctica en los siguientes objetivos y principios:

a. el reconocimiento de que las lenguas regionales y minoritarias son expresión de la riqueza cultural;

b. el respeto del área geográfica de cada lengua regional o minoritaria para asegurar que las divisiones administrativas ya existentes o nuevas no constituyan un obstáculo a la promoción de la lengua regional o minoritaria en cuestión;

c. la necesidad de una acción decidida para promover las lenguas regionales o minoritarias a efectos de salvaguardarlas;

d. posibilidad y estímulo del uso de las lenguas regionales o minoritarias en el plano de la lengua hablada y escrita, en la vida privada o pública;

e. mantenimiento y desarrollo de nexos o relaciones en los ámbitos cubiertos por esta Carta, entre grupos que usan las lenguas regionales o minoritarias y otros grupos en el Estado que emplean una lengua usada en idéntica o similar forma, así como el establecimiento de relaciones culturales con otros grupos del Estado que usen lenguas diferentes;

f. la previsión de formas y medios adecuados de enseñanza y estudio de lenguas regionales o minoritarias en los diferentes estadios apropiados;

g. la previsión de facilidades que hagan posible a los no hablantes de una lengua regional o minoritaria, y que viven en un área donde aquella se habla, aprender dicha lengua si lo desean;

h. promoción del estudio o investigación de las lenguas regionales o minoritarias en universidades o instituciones equivalentes;

i. promoción de tipos apropiados de intercambios transnacionales, en los ámbitos cubiertos por esta Carta, para las lenguas regionales o minoritarias utilizadas en idéntica o similar forma en dos o más Estados.

2. Las Partes se comprometen a eliminar, si aún no lo han hecho, cualquier distinción, exclusión, restricción o preferencia injustificada relativa al uso de las lenguas regionales o minoritarias y que pretenda desmotivar o poner en peligro su mantenimiento o desarrollo.

El Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos

ARTÍCULO 27

En los Estados en que existan minorías étnicas, religiosas o lingüísticas, no se negará a las personas que pertenezcan a dichas minorías el derecho que les corresponde, en común con los demás miembros de su grupo, a tener su propia vida cultural, a profesar y practicar su propia religión y a emplear su propio idioma.

El Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales

ARTÍCULO 15

1. Los Estados Partes en el presente Pacto reconocen el derecho de toda persona a:

a. Participar en la vida cultural;

b. Gozar de los beneficios del progreso científico y de sus aplicaciones;

c. Beneficiarse de la protección de los intereses morales y materiales que le correspondan por razón de las producciones científicas, literarias o artísticas de que sea autora.

2. Entre las medidas que los Estados Partes en el presente Pacto deberán adoptar para asegurar el pleno ejercicio de este derecho, figurarán las necesarias para la conservación, el desarrollo y la difusión de la ciencia y de la cultura.

3. Los Estados Partes en el presente Pacto se comprometen a respetar la indispensable libertad para la investigación científica y para la actividad creadora.

4. Los Estados Partes en el presente Pacto reconocen los beneficios que derivan del fomento y desarrollo de la cooperación y de las relaciones internacionales en cuestiones científicas y culturales.

La Declaración Universal de los Derechos Humanos

ARTÍCULO 27

1. Toda persona tiene derecho a tomar parte libremente en la vida cultural de la comunidad, a gozar de las artes y a participar en el progreso científico y en los beneficios que de él resulten.

2. Toda persona tiene derecho a la protección de los intereses morales y materiales que le correspondan por razón de las producciones científicas, literarias o artísticas de que sea autora.