Home Page > News Item > Honduras: dos periodistas asesinados antes de la revisión de derechos humanos de la ONU

5 de mayo de 2015

PEN International, la asociación internacional de escritores, ha dicho hoy que el asesinato de otros dos periodistas en Honduras en 24 horas pone de relieve el fracaso del gobierno para frenar la actual ola de violencia contra los medios hondureños días antes de que el registro de derechos humanos del país sea revisado ​​en las Naciones Unidas. El presentador de radio Artemio Deras Orellana recibió un disparo en el departamento occidental de Lempira el 23 de abril de 2015; su asesinato fue seguido al día siguiente por el de Cristel Joctan López Bermúdez en la capital, Tegucigalpa.

PEN International pide a las autoridades hondureñas que garanticen que estos y todos los asesinatos no resueltos de periodistas sean objeto de investigaciones exhaustivas y rápidas que tengan plenamente en cuenta la profesión y los reportajes de las víctimas para evitar la impunidad que envuelve a la gran mayoría de casos similares en el país. Es una necesidad urgente que las autoridades proporcionen una protección efectiva a todos los periodistas hondureños.

«El Estado de Honduras debe hacer algo más que dar discursos dirigidos a mejorar su imagen internacional», dijo Dina Meza, presidenta de PEN Honduras, refiriéndose al examen periódico universal (EPU) de Honduras que tendrá lugar en las Naciones Unidas el 8 de mayo. «Los constantes asesinatos de periodistas y comunicadores sociales deben ser investigados inmediatamente. La tasa de impunidad del 91 por ciento en estos homicidios denunciados por PEN al Consejo de Derechos Humanos de la ONU es una afrenta a la vida y hace un daño profundo a la construcción de la democracia, de la que la libertad de expresión es un eje fundamental».

El presentador de un programa católico de Radio 94.1, Artemio Deras Orellana (24) fue presuntamente asesinado a tiros por desconocidos junto al abogado y Juez de paz Jorge Pérez Alemán en Valladolid, departamento de Lempira, mientras se dirigían a casa en el coche de Pérez el 23 de abril de 2015. Pérez murió en el lugar del crimen, mientras que Deras murió de camino al hospital a causa de las heridas recibidas. Según informes, el periodista había presentado su programa de «La Voz de los Profetas» durante tres años antes de su muerte.

Hay una investigación policial en curso. Si bien en un principio se creía que Alemán y Deras fueron perseguidos por asaltantes en otro vehículo, según los informes, la policía está investigando la posibilidad de que la pareja fuera atacada por una tercera persona en el interior de su vehículo. Según informes de prensa, la policía también está investigando una disputa familiar relacionada con propiedad de tierras como móvil del crimen —un elemento usual en las investigaciones sobre el asesinato de periodistas, que tienden a centrarse en los supuestos conflictos personales en lugar de en su trabajo como posible motivo.

Al día siguiente murió a tiros Cristel Joctan López Bermúdez, editor y camarógrafo de VTV Canal 9 y exeditor de Canal 6. López (26) Según los informes, fue asesinado a tiros en un semáforo en Tegucigalpa por desconocidos que intentaron robarle su motocicleta cuando iba de camino al trabajo. Según informes de prensa, los agresores dejaron la motocicleta en el lugar del crimen porque no lograron arrancarla. Los detectives de la Dirección Nacional de Investigación Criminal (DNIC), según se informa, están investigando.

A pesar de la promesa de Honduras de proteger a los periodistas y combatir la impunidad durante su último EPU en noviembre de 2010, las administraciones actuales y anteriores han mostrado una falta de voluntad política para investigar violaciones de la libertad de expresión y proteger a los periodistas. Muchas de las iniciativas para combatir la impunidad han dado escasos resultados concretos.

Los ataques contra periodistas han aumentado considerablemente, incluyendo tanto los asesinatos como los ataques violentos no mortales. Al menos 30 periodistas han sido asesinados desde el último examen periódico universal y al menos 48 desde 2003, la mayor parte de ellos trabajaban para la televisión y/o la radio. Algunos han sido asesinados a pesar de que se les habían otorgado medidas de protección, incluyendo algunas provistas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Solo se han obtenido condenas para cuatro de estos asesinatos. Los 44 restantes están sin resolver —una tasa de impunidad de más del 91 por ciento. Incluso en los casos de condenas, la justicia es solo parcial y ninguno de los autores intelectuales ha sido procesado.

Antes de la EPU de Honduras del 8 de mayo de 2015, PEN International pide a las autoridades hondureñas que reconozcan la importancia del periodismo independiente y que condenen todos los ataques contra periodistas en los más altos niveles del Estado.

PEN insta a las autoridades de Honduras a que mejoren las investigaciones sobre los crímenes contra periodistas mediante el desarrollo de los recursos adecuados, protocolos especializados dentro de la Oficina del Fiscal Público (Ministerio Público) que prioricen cualquier vínculo con su profesión, y mediante la garantía de que todos los fiscales y policías que participen en este tipo de investigaciones tengan un conocimiento profundo de la labor periodística y los derechos humanos.

La Fiscalía especial de delitos contra la vida (FEDCV) debería estar obligada a publicar un informe sobre sus actividades desde su creación en 2013, con detalles de los avances en las investigaciones de los asesinatos de periodistas. Esto debe incluir al menos seis asesinatos que tuvieron lugar entre 2003 y julio de 2009, de los que en febrero de 2015 el FEDCV dijo a PEN que no tenía conocimiento.

Honduras debe salvaguardar a sus periodistas aprobando la ley de protección de periodistas que se encuentra actualmente en el Congreso, teniendo en cuenta las preocupaciones de la sociedad civil. Esto debe hacerse con recursos suficientes para que su implementación sea significativa. También debe mejorar la aplicación de medidas cautelares de la CIDH para los periodistas.

Para leer las recomendaciones completas de PEN, haga clic aquí

Para leer el informe sombra de PEN en la ONU, haga clic aquí

(Traducido por Jesús Bolaño Quintero)

image_print