Home Page > News Item > México: cuatro periodistas asesinados en dos semanas. Continúa la violencia mortal
An altar at the home of journalist Juan Mendoza Delgado.

An altar at the home of journalist Juan Mendoza Delgado.

Londres, 8 de julio de 2015 – Según ha declarado hoy PEN International, las recientes muertes de cuatro periodistas más en México en el último mes —tres de ellos en una semana— es un recordatorio terrible de los peligros a los que tienen que hacer frente los profesionales de la comunicación en el país.

La organización reitera su demanda de investigaciones rápidas e imparciales para todos los asesinatos y muertes sospechosas de periodistas en México, que exploren cualquier posible relación con su trabajo. PEN pidió que los autores sean enjuiciados con urgencia con el fin de enviar una señal clara de que este tipo de violencia no será tolerada.

La cifra de muertos entre periodistas de prensa e internet y blogueros mexicanos desde 2004 asciende ahora a 71. Alrededor del 90 por ciento de estos asesinatos siguen sin resolverse, lo que permite que se incremente la violencia contra los medios de comunicación.

Cuatro periodistas muertos en dos semanas. Un gobierno no puede afirmar que es tal si no puede proteger a sus ciudadanos, si no puede proteger su libertad de expresión, si los escritores están siendo sacrificados sin piedad porque han alzado sus voces. El gobierno de México debe asumir sus responsabilidades. Estamos más allá de la etapa de urgencia”, dijo John Ralston Saul, Presidente Internacional de PEN International.

El 18 de junio de 2015 por la mañana temprano, Ismael Díaz López, reportero de los periódicos El Criollo y Tabasco Hoy, fue asesinado a puñaladas por unos desconocidos que irrumpieron en su casa en el municipio de Teapa, Villahermosa, ubicado en el estado de Tabasco, en el sur de México. Informes de prensa local indican que Díaz murió en el camino al hospital después de que sus vecinos lo encontraran en su jardín delantero.

El 26 de junio de 2015, el cuerpo de Gerardo Nieto Álvarez fue descubierto por su hija en sus oficinas en Comonfort, Guanajuato, en el centro de México. Según informes de prensa, el editor del semanario El Tábano, voces Independientes del Río Laja fue encontrado degollado.

En las primeras horas del 1 de julio de 2015, el cuerpo de Juan Mendoza Delgado, de 46 años de edad, editor del sitio web de noticias locales Escribiendo La Verdad, fue encontrado en la autopista que va de Santa Fe a San Julián de Veracruz. Se denunció la desaparición de Mendoza, que también trabajaba como taxista, después de su turno el 30 de junio, cuando no regresó a su casa en Medellín de Bravo, Estado de Veracruz, en el sur de México. Al parecer, su familia ha puesto en duda las declaraciones oficiales de que había sido atropellado por un coche.

Poco antes de la muerte de Delgado, el gobernador del estado de Veracruz había vinculado a algunos periodistas con el crimen organizado y les advirtió de que se “comportaran”. Veracruz es el estado más peligroso de México para ser periodista; de acuerdo con los registros de PEN, 11 periodistas de prensa e internet han sido asesinados allí desde 2004.

El 2 de julio de 2015, en el vecino estado de Oaxaca, el periodista Filadelfo Sánchez Sarmiento recibió un disparo mortal fuera de las oficinas de la estación de radio La Favorita 103.3 FM La Voz de la Sierra Sur, donde  presentaba un programa de noticias. Sánchez también escribía para periódicos locales, según el Comité para la Protección de los Periodistas. Según consta, Sánchez había sido amenazado de muerte en el período previo a las elecciones legislativas de junio 2015; supuestamente, la estación de radio recibía amenazas regularmente.

Las investigaciones oficiales sobre los asesinatos de Díaz y Nieto están en marcha y se dice que se están centrando en los supuestos conflictos personales como posible móvil en lugar de en su trabajo periodístico.

En el caso de Díaz, la línea de investigación más fuerte de la policía es que su asesinato está vinculado a un conflicto familiar, de acuerdo con una publicación en twitter de la Fiscalía General del Estado. Supuestamente, su esposa y su hija creen que Díaz fue asesinado por su hijastro, en complicidad con su ex esposa.

En el caso de Nieto, el fiscal general del estado de Guanajuato, Carlos Zamarripa Aguirre, se apresuró, según consta, a negar la posibilidad de cualquier conexión con el trabajo del periodista asesinado. Según informes de prensa, Zamarripa dijo que, sobre la base de un análisis preliminar de la escena del crimen, el asesinato de Nieto no estaba conectado a su trabajo como periodista, sino que es probable que fuera el resultado de una discusión.

Supuestamente, los investigadores encontraron botellas vacías de alcohol y objetos afilados que podrían haber sido utilizados como armas en sus oficinas. Basándose en las pruebas, las autoridades creen que Nieto había estado bebiendo con al menos otras dos personas antes de su muerte y han convocado a un interrogatorio a tres personas para ver qué saben sobre quién estuvo con Nieto en las horas previas a su muerte.

PEN está tratando de averiguar si se han abierto investigaciones sobre las muertes de Mendoza y Sánchez Sarmiento.

PEN International pide a la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos en contra de la Libertad de Expresión, FEADLE, que afirme su jurisdicción en las cuatro muertes y que se asegure de que cualquier posible conexión con el trabajo de los periodistas se investiga adecuadamente.

FEADLE es la autoridad federal responsable de la investigación y persecución de los delitos contra la libertad de expresión, incluyendo el asesinato de periodistas.

Para más información, póngase en contacto con Tamsin Mitchell en la Oficina de Londres del Comité de Escritores en Prisión: PEN International, Brownlow House, 50-51 High Holborn, Londres WC1V 6ER Tel: +44 (0) 207 405 0338 Fax +44 (0) 207 405 0339 correo electrónico: tamsin.mitchell@pen-international.org

(Traducido por Jesús Bolaño Quintero)

image_print