México: Dos nuevos homicidios de periodistas destacan la necesidad de medidas efectivas contra la impunidad


mexico1(Londres, 3 de marzo de 2014) PEN Internacional expresa su profunda preocupación ante la noticia del homicidio reciente de los periodistas Miguel Ángel Guzmán Garduno y Gregorio Jiménez de la Cruz, cuyos cuerpos fueron hallados dentro de tres semanas mutuamente, y ante el rechazo aparente de su trabajo profesional como motivo posible por las autoridades.

“Las autoridades mexicanas deben realizar una investigación oportuna y exhaustiva de estos hechos y otros asesinatos de periodistas, y llevar a los responsables ante la justicia”, indicó Ann Harrison, Directora de Programas del Comité de Escritores en Prisión de PEN Internacional.

“Tampoco es aceptable que las autoridades desechen tan rápidamente la hipótesis de que el asesinato de estos hombres esté relacionado con su trabajo como periodistas, cuando conocemos la larga historia de impunidad para  los homicidios de periodistas en México”.

La organización destacó la necesidad de que en todas las investigaciones sobre asesinatos de periodistas intervenga el Fiscal Especial para la Atención de Delitos Cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE), e instó a las autoridades mexicanas a asegurar que todas las investigaciones sean rigurosas y cuenten con los recursos necesarios para garantizar que exista una posibilidad genuina de justicia.

Las investigaciones previas sobre casos anteriores de asesinato, como el de Regina Martínez en abril de 2012, se han distinguido por faltas investigativas y  controversia. Al respecto, PEN Internacional señala que se ha designado a Enoc Maldonado, quien lideró la investigación sobre el caso de Martínez, como fiscal a cargo de la investigación del homicidio de Jiménez.

México es uno de los países más peligrosos del mundo para el ejercicio del periodismo. En total, 51 periodistas de la prensa tradicional y en línea, y escritores, Jiménez y Guzmán inclusos,  han sido asesinados en México desde diciembre de 2006, cuando el expresidente Felipe Calderón comenzó su ofensiva armada contra los carteles del narcotráfico. Al menos nueve periodistas de prensa han desaparecido en ese mismo período. Prácticamente ninguno de estos crímenes ha sido esclarecido. Veracruz en particular tiene amplia notoriedad como uno de los estados más peligrosos para el trabajo periodístico. Se puede consultar un video sobre la magnitud del problema aquí.

Hallan muerto a Miguel Ángel Guzmán Garduno tras violenta golpiza

Miguel Ángel Guzmán Garduno, un columnista de opinión del periódico Vértice, habría sido hallado muerto en su vivienda en Chilpancingo, capital del estado de Guerrero, en la noche del 23 de enero de 2014. Su cuerpo, que fue encontrado en la habitación de la casa por su hermano, aparentemente se encontraba en estado avanzado de descomposición. Según consta, Guzmán (de 55 años) trabajaba  también como maestro de escuela primaria y anteriormente como jefe de relaciones públicas del Sindicato Único de Servidores Públicos del Estado de Guerrero (SUSPEG).

A través de diversas declaraciones, las autoridades mexicanas han indicado que creen que Guzmán habría muerto a causa de golpes propinados durante un presunto robo, dado que algunos artefactos eléctricos no se encontraron en la vivienda y su automóvil había desaparecido también. No obstante, el 24 de enero, el titular de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) instó a las autoridades federales y de los estados a que efectuaran una investigación oportuna y exhaustiva del homicidio de Guzmán como un ataque a la libertad de expresión. La CNDH también realizó una investigación paralela del asesinato.

La muerte de Guzmán representó el primer homicidio de un periodista en México en 2014 y el primero registrado desde julio de 2013. Lamentablemente, el segundo incidente sucedió menos de tres semanas después.

Secuestro y asesinato de Gregorio Jiménez de la Cruz

El 11 de febrero de 2014, el cuerpo de Gregorio Jiménez de la Cruz, un reportero que había informado sobre violencia policial para el periódico El Liberal del Sur y la agencia de noticias NotiSur, fue hallado en una fosa clandestina en Las Choapas, estado de Veracruz, junto al del sindicalista Ernesto Ruiz Guillén y un conductor de taxi no identificado. Poco tiempo antes, Jiménez (de 42 años) había informado sobre la ola reciente de secuestros denunciados en el municipio de Villa Allende en Coatzacoalcos, Veracruz, el caso de Ernesto Ruiz Guillén incluso.

Jiménez fue llevado de su vivienda en Coatzacoalcos por hombres armados el 5 de febrero, y habría sido obligado a subir, con las manos esposadas, a una camioneta pickup gris sin insignias. Su secuestro generó profunda consternación entre los periodistas mexicanos y la comunidad internacional por igual, quienes esperaban que pudiera ser entregado con vida. Se impulsaron intensas campañas para la liberación de Jiménez durante los días previos al hallazgo de su cuerpo. No obstante, según algunos informes forenses, es probable que fuera asesinado el día después del secuestro, el 6 de febrero de 2014.

Si bien hubo numerosos señalamientos sobre falencias en las etapas iniciales de la investigación del secuestro de Jiménez, sin embargo, se instigó más tarde un operativo conjunto realizado por la Marina y la Policía del estado de Veracruz. La detención de un hombre en la estación de autobuses de Coatzacoalcos por miembros de la Agencia Veracruzana de Investigaciones (AVI) el 10 de febrero finalmente posibilitó el descubrimiento del cadáver de Jiménez y la detención de otros cinco presuntos implicados. Durante los interrogatorios, el hombre supuestamente habría confesado su rol en el homicidio de Jiménez e identificado a Teresa de Jesús Hernández —vecina de aquel y dueña de un bar de la zona— como autora intelectual del delito. Según el Procurador General de Justicia de Veracruz, Felipe Amadeo Flores Espinosa, Hernández contrató al grupo para que secuestrara y matara a Jiménez debido a una serie de diferencias personales, por la suma de 20.000 pesos (aprox. US$ 1.500). Hernández y otros cinco presuntos responsables se encuentran en prisión cautelar.

La investigación continúa en curso, y buscan a tres más sospechosos para su detención. No obstante, PEN Internacional está preocupado por sugerencias que el Procurador General del estado había descartado la posibilidad de que la actividad periodística de la victima fuera el móvil del crimen, dando prioridad a la ‘venganza personal’, a pocas hora después del hallazgo del cuerpo del Jiménez. PEN México destacó estas preocupaciones en una declaración difundida el 11 de febrero.

La hipótesis de la venganza personal como móvil se sustenta en que Hernández presuntamente habría amenazado a Jiménez tres meses antes del homicidio. Las autoridades afirman que las amenazas se profirieron luego de un conflicto entre el hijo de Hernández y la hija de Jiménez, que aparentemente habrían tenido una relación sentimental.

No obstante, en una entrevista, la esposa de Jiménez indicó que la controversia se produjo a raíz de artículos que el periodista había escrito acerca de homicidios aparentemente cometidos en el bar de Hernández. Según trascendió, varios colegas de Jiménez también habrían cuestionado las conclusiones de la investigación, han exigido que no se descarte la posibilidad de que el ejercicio periodístico haya sido el motivo y alegaron que Jiménez había escrito dos artículos sobre la desaparición del sindicalista Ernesto Ruiz Guillén.

Ignorar la posibilidad de que el asesinato estuviera vinculado con la labor periodística de Jiménez resulta aún más preocupante a la luz de información presuntamente recibida por la organización ARTÍCULO 19, que indica que una organización criminal habría dado órdenes a sus miembros de que amenazaran a medios locales en la región sur de Veracruz durante los seis meses previos al homicidio de Jiménez. El propósito fue desalentar la difusión de noticias sobre las actividades criminales del grupo.

Campaña de PEN Internacional contra la impunidad en México

PEN Internacional ha hecho campaña para el fin de la impunidad en casos de asesinatos de periodistas de México desde 2009, cuando presentó su campaña Libertad para Escribir en América. Desde entonces, la organización ha enviado a dos delegaciones de alto nivel al país en enero de 2012 y marzo de 2013 para exhortar a las autoridades a que aborden el tema con mayor seriedad.

A fines de 2012, PEN Internacional publicó la antología Escribe contra la impunidad, una protesta literaria a que expuso la violencia cada vez intensa contra los periodistas, escritores y autores de blogs en América Latina —en particular México, Honduras y Brasil— y la impunidad que gozan quienes cometen estos delitos.

Durante el 79.° Congreso Internacional celebrado en Reikiavik, Islandia, en septiembre de 2013, la Asamblea de Delegados aprobó una resolución sobre México en la cual exhortó al esclarecimiento de los delitos contra periodistas, a que se garantice la libertad de expresión en todo el territorio y a que el gobierno federal use de manera efectiva las nuevas herramientas para la “federalización” de delitos, así como otra resolución sobre el problema de la impunidad en América Latina en general.

En marzo de 2013, PEN Internacional y PEN Guadalajara presentaron un informe paralelo sobre violencia e impunidad en México a la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos, en el marco del Examen Periódico Universal de las Naciones Unidas sobre la situación de los derechos humanos en México. En su informe, PEN exige que a nivel federal se impulsen investigaciones exhaustivas y transparentes sobre el homicidio y la desaparición de periodistas y escritores, y que se investiguen todas las denuncias de agresiones perpetradas por miembros de entidades gubernamentales. PEN instó también al fortalecimiento del mecanismo de protección de periodistas y defensores de derechos humanos. Se pueden consultar el informe y las recomendaciones de PEN aquí.

En el examen de México efectuado en octubre de 2013 por el Consejo de Derechos Humanos, 26 estados formularon recomendaciones sobre fortalecimiento de los mecanismos de protección para periodistas. México examina actualmente todas las recomendaciones efectuadas e indicará cuáles aceptará durante el 25º período de sesiones del Consejo de Derechos Humanos en marzo de 2014.

Para obtener mayor información, deberán comunicarse con Tamsin Mitchell de la Oficina en Londres del Comité de Escritores en Prisión: PEN Internacional, Brownlow House, 50-51 High Holborn, Londres WC1V 6ER, Tel: +44 (0) 207 405 0338 Fax +44 (0) 207 405 0339, correo electrónico: tamsin.mitchell@pen-internacional.org