PEN horrorizado por el salvaje ataque a la revista satírica francesa Charlie Hebdo


JeSuisCharlie(7 de enero de 2015) PEN International y 50 Centros PEN de todo el mundo condenan el ataque sin precedentes a la oficina de la publicación francesa Charlie Hebdo hoy en París en el que han muerto 12 personas y siete han resultado heridas.

Ésta no es la primera vez que periodistas, editores, escritores, dibujantes y traductores han sido blanco de ataques por expresar opiniones que puedan ofender, indignar o escandalizar a sectores de la sociedad. Sin embargo, nunca ha habido un ataque a tal escala en Europa. No puede haber justificación para el uso de la violencia para silenciar o intimidar a aquellos que hablan, no importa lo ofensivo que sean sus puntos de vista.

Frente a este tipo de violencia, es responsabilidad de todos los gobiernos y líderes religiosos reforzar su compromiso con la libertad de prensa y garantizar la libertad de expresión como derecho humano fundamental. Este ataque debe ser investigado con imparcialidad y sin demora con arreglo a las normas internacionales, y los perpetradores deben ser llevados ante la justicia.

John Ralston Saul, presidente de PEN International, ha dicho: «PEN está consternado por el ataque salvaje de hoy a Charlie Hebdo. Hoy, toda la familia PEN se solidariza con los periodistas de Francia y de todo el mundo, que son cada vez más objeto de violencia por ejercer su derecho a la libertad de expresión».

Condenando el cobarde ataque contra la oficina de la revista, Jean-Luc Despax, presidente de PEN francés ha dicho: «A pesar de este acto atroz, la libertad de expresión se mantiene intacta, ya sea expresada a través del arte, la sátira o el análisis».

Otros comentarios de los Centros PEN y sus miembros:

Sofi Oksanen, miembro de PEN finlandés ha dicho: «Demasiado a menudo, los que vivimos en Estados democráticos damos por sentado que tenemos libertad de expresión. No es así. Es algo que tenemos que defender y proteger todos los días y que significa cero tolerancia para cada acción que intente reducirla.

Ahora es nuestro deber asegurarnos de que los terroristas sean llevados ante la justicia y también es nuestro deber asegurarnos de que el debate sobre la importancia de la libertad de expresión este en primera línea también en los países en los que damos por sentado que existe. Es también nuestro deber para asegurarnos de que los ataques terroristas no conduzcan a la autocensura o a la censura por parte de instituciones y patrocinadores del arte. Esto vulneraría los elementos básicos de la democracia».

Salman Rushdie, miembro de PEN Inglés ha señalado: «La religión, una forma medieval de la sinrazón, cuando se combina con armamento moderno se convierte en una amenaza real para nuestras libertades. Este totalitarismo religioso ha provocado una mutación mortal en el corazón del Islam y hoy vemos las consecuencias trágicas en París. Me uno a Charlie Hebdo, como todos debemos hacer, para defender el arte de la sátira, que siempre ha sido una fuerza a favor de la libertad y contra la tiranía, la falsedad y la estupidez. El “respeto a la religión” se ha convertido en una frase en clave que significa “miedo a la religión”. Las religiones, como todas las ideas, merecen la crítica, la sátira y, sí, nuestra falta de respeto sin miedo».

Hanan al-Shaykh ha declarado: «Cuando éramos jóvenes, un erudito religioso en nuestro vecindario en Beirut solía aconsejarnos, cada vez que nos veía jugando en la calle: “¡Id a estudiar!”. Cuando le respondíamos gritando todos juntos: “¡Ya hemos terminado de estudiar!”,  él contestaba que debíamos abrir un libro y leer. Si hubiera sabido lo que el futuro tenía reservado para nosotros, podría haber añadido: “Y escribid, escribid todo lo que os apetezca escribir…”.

Por eso digo, “Sí, escribid todo lo que los tiranos de la mente querrían que borraseis y lo que los fundamentalistas os advierten de que os garantizará un lugar en el infierno. Escribid para hacer que los enemigos de la libertad se queden sin respiración”».

Maureen Freely, Presidenta de PEN Inglés ha dicho: «Hoy todos estamos horrorizados, devastados y consternados, pero mañana debemos buscar nuevas formas de permanecer unidos con escritores y artistas de todos los orígenes y credos, y debemos sacar fuerzas de nuestro compromiso compartido con la libertad de expresión».

Peter Godwin, presidente de PEN American Center, ha dicho: «Estamos asqueados y conmocionados por este atroz ataque. El derecho a la crítica—incluso en formas que algunos puede encontrar ofensivas—es vital para todas las sociedades libres y democráticas, y los escritores y artistas de todo el mundo deben unirse para proteger la libertad de expresión en contra de este acto cobarde y deplorable».

PEN Turquía ha condenado el «violento ataque que no sólo ha matado a nuestros amigos—periodistas y caricaturistas—, sino que además amenaza nuestra libertad de pensamiento y de expresión. Hoy, todos somos Charlie Hebdo».

PEN Quebec, en nombre de sus miembros y todos los escritores de Quebec, «condena la masacre de nuestro colegas de la revista Charlie Hebdo. Nos unimos a la comunidad literaria mundial, y todos los que rechazan la violencia y desean vivir en libertad y expresar sus opiniones y pensamientos libremente».

(Translated by Jesús Bolaño Quintero)